Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2019

Kuakman viaja a Egipto (IV): damnatio memoriae

Imagen
En el post anterior dejamos a Kuakman intercambiando pareceres religiosos con un egipcio un tanto islamista. Para huir de la modernidad de El Cairo, se embarca en un crucero fluvial por el Nilo que le llevará a descubrir el patrimonio arqueológico que se acumula en sus riberas... y un endémico pulpo fluvial.Llegó el momento de dejar el Egipto moderno, que se concentra en El Cairo, para descubrir el antiguo, el de los faraones, que es el que realmente atrae al turismo y que suele conocerse mediante un crucero fluvial por el Nilo. En mi programa estaban apuntados todos esos sitios donde se concentran las masas con ganas de hacerse el selfie de rigor: Tebas, Karnak, el Valle de los Reyes... La limitación de tiempo disponible más la nada apetecible obligación de levantarse a horas inmorales para tomar un avión a Abu Simbel me hicieron descartar este último rincón, autoconvenciéndome de que así tendría la excusa perfecta para volver en otra ocasión. París valdrá una misa pero Abu Simbel no…

Kuakman viaja a Egipto (III): té, mugre y fe

Imagen
En la anterior entrega de Kuakman viaja a Egipto vimos cómo nuestro inclasificable viajero sobrevivía al aterrador tráfico de El Cairo con torería y valor, así como a una visita a las pirámides de Giza con jersey. En este nuevo capítulo vamos a ver cómo se desenvolvió en su trato con la población local.
Otra jornada más y tocaba hacer un tour por la ciudad. En la agenda no faltaba ninguno de los rincones clásicos: la Mezquita de Alabastro, el barrio copto, el bazar del Khalili, la Ciudad de los Muertos...Todo ello me puso en contacto con los egipcios de a pie; los actuales, no los de tocado a rayas, faldellín, ojos pintados y caminar lateral. O sea, prácticamente el día y la noche. En la citada mezquita uno puede aprender su forma de sentir la religión, igual que pasa con los coptos en otra fe; en el mercado, muestran su cara más amable (aunque también la más pelma); y en la Ciudad de los Muertos... en fin, es difícil saber con qué carta quedarse en ese caso, si bien yo destacaría la c…

Kuakman viaja a Egipto (II): un torero en El Cairo

Imagen
En el post anterior, Toni Kuakman, un viajero tan pertinaz como inclasificable, retomó el relato de sus viajes para contarnos la vez que decidió huir del rigor invernal marchando a Egipto. Allí, su primer contacto fue un guía que muy bien pudo decirle la legendaria frase de Rick Blaine; "Creo que éste es el comienzo de una hermosa amistad". Con permiso, eso sí, de una versión fecal de The Blob.Al día siguiente me levanté dispuesto a afrontar mi primera visita egipcia, empezando por lo más alto; en todos los sentidos, además, puesto que en la agenda estaban marcadas las pirámides de Giza. No hace falta que explique lo imponente de su masa, lo abrumador de su edad y lo emocionante, en suma, de poder tocar aquellos enormes bloques, fotografiándose junto a ellos como todo turista que se precie. Hasta me permití el lujo de hacer el típico truco del efecto visual por el que simulaba tener una de esas construcciones en la palma de la mano, darle un beso a la Esfinge y chorradas por…

Kuakman viaja a Egipto (I): The Blob

Imagen
¿Recuerdan a Toni Kuakman, el inefable viajero que nos suele visitar cada verano para contarnos andanzas inauditas y tribulaciones tan extremas que parecen salidas de la fértil imaginación de un Dumas o un Poinson du Terrail? Pues hace unos días recibí un mensaje suyo con un nuevo relato de esas aventuras por mundos exóticos. Y yo, como siempre, se la dejo aquí para que se rían a mandíbula batiente pero recordando que las cosas que le pasan a este hombre son caso único en el planeta; viajar no suele resultar tan kafkiano y, además, Kuakman sólo hay uno

Era un frío mes de enero. Lluvia y temperatura gélida estaban instaladas tan cómodamente en Kuakilandia que inevitablemente me obligaban a adoptar el rol de ave migratoria y marchar en busca de climas más agradables, aunque sólo fuera por un breve tiempo. Así que no me compliqué la vida: el norte de África está ahí al lado, como quien dice, y es posible visitar Egipto, un país tan exótico como sugestivo, sin necesidad de pegarse uno de e…