Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Santander y las naves de Vital Alsar

Imagen
"La fe es la barca pero solo los remos de la voluntad la llevan" (Vital Alsar)
Uno de los rincones más singulares de Santander es la península de la Magdalena, acaso el icono más reconocible e identificativo de la ciudad y donde se alza el famoso palacio con aspecto de mansión encantada, lamentablemente más célebre por ser la localización de rodaje de la serie televisiva Gran Hotel que por su uso para los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo

Pero no es de ese edificio del que iba a hablar sino del llamado Museo del Mar que hay un poco antes. Una terraza asomada al acantilado, batida por vientos y olas, en la que llama la atención el perfil de tres naos alineadas proa al Cantábrico. Fueron las embarcaciones utilizadas por el marino santanderino Vital Alsar Ramírez, del que seguramente nunca habrán oído hablar, en sus aventuras por el océano Pacífico. Alsar, aclaremos, no fue un explorador, descubridor ni conquistador de los tiempos gloriosos de…

Un paseo por la Sierra del Sueve

Imagen
Asturias no es el lugar de España favorito para ir de playa y, por contra, sí uno de los más atractivos para la montaña. Lo irónico del caso es que se trata de uno de esos sitios privilegiados en los que, si se desea, se podría echar la mañana en la primera y la tarde en la segunda -o viceversa- sin ningún problema ni pérdida de tiempo. Ello es debido a que una y otra se encuentran muy cerca: apenas en un cuarto de hora puede uno pasar de estar tumbado en la arena o bañándose en el Cantábrico a pasear por lo alto de una cumbre. 

Vean si no las fotos, correspondientes al Pico Pienzu. Con 1.161 metros es la máxima altitud de la Sierra del Sueve, una cadena montañosa que discurre medio transversal a la costa por el litoral oriental asturiano, arrancando casi desde el nivel del mar de manera que constituye una auténtica atalaya asomada a las aguas. La separan de ella menos de cuatro kilómetros, así que es como toparse de pronto con una pared colosal, resultando uno de los casos de este ti…

Safari en el Lago Manyara

Imagen
Es evidente que cuando se habla de parques nacionales en Tanzania la atención se fija inmediatamente en los dos grandes espacios estrella del país: Serengueti y Ngorongoro. Pero hay más y uno de, los más curiosos -tanto que de un tiempo a esta parte suele formar parte de casi todos los circuitos turísticos- es el del Lago Manyara. Se llega desde Arusha por una carretera salpicada de ciclistas a cual más pintoresco, desde masáis con su característica túnica de tartán a tullidos que pedalean mediante un manillar especial, pasando por los niños que cargan la bicicleta como si fuera un tráiler: paja, leña, bidones de agua... Por el camino hay que pasar un inenarrable poblado llamado Kabaoni, formado por medio centenar de chabolas de madera, andrajosas y humeantes, antes de alcanzar los lindes del parque e instalarse en alguno de los hoteles que se reparten por ellos. El mío fue un atractivo lodge en el que deambulaban, como Pedro por su casa, enormes babuinos a la búsqueda de comida fáci…

Los mosaicos de Mádaba

Imagen
El mosaico, prácticamente postergado hoy en la decoración por el coste de tiempo y dinero que supone el trabajo de colocar a mano, una a una, miles de teselas, fue en otros tiempos un arte tan exquisito y apreciado que su propio nombre alude a las musas que debían inspirar a sus autores. Es un trabajo lento y minucioso que requiere de bastante preparación previa -abocetamiento del diseño y policromía, acumulación de teselas de colores, fabricación del aglomerante-, además de asumir que trocear y manejar las teselas implica cortes frecuentes en los dedos; hablo por experiencia.
Madaba Institute for Mosaic Art and Restoration
Aunque los mosaicos se hacen desde muy antiguo -ya hay ejemplos en Mesopotamia si bien usando piezas de barro coloreadas en vez de piedras-, fue durante la época romana cuando alcanzaron su máximo esplendor, prolongándose más allá del período bizantino. Por eso es raro que los arqueólogos encuentren una villa o casa romana que carezca de ese elemento, salvo que…

La Casa de las Siete Chimeneas

Imagen
Resulta curioso que uno de los rincones más tranquilos y apacibles que recuerdo de Madrid sea la llamada Plaza del Rey. No sé cómo será a otras horas pero en verano y entre el mediodía y la tarde, que es cuando he pasado siempre por allí, el lugar parece un remanso de paz, silencioso, vacío y recoleto, con el sol calentando los bancos y las sombras deslizándose poco a poco hacia el suelo por las fachadas. Y, sin embargo, en ese sitio se acumulan historias violentas y leyendas espectrales con un escenario de referencia cuyo nombre ya parece sacado de un cuento gótico: la Casa de las Siete Chimeneas.
Tratándose de la sede de la Secretaría de Estado de Cultura, antaño del ministerio entero y antes aún, hacia atrás cronológicamente, del Banco Urquijo, el Lyceum Club Femenino y el Banco de Castilla, es decir, usos bastante mundanos, nadie diría que ese apacible y viejo edificio tiene tanto que decir. Pero se trata de uno de los más antiguos de la ciudad aún en uso, así que parece lógico q…