Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Los tres mosquiteros

Imagen
No me gustan los mosquitos. Los detesto tanto como cualquier otra persona que no sea masoquista y disfrute recibiendo donando su sangre a un bicho asqueroso que, a cambio, te proporciona un molesto picor y una marca antiestética en la piel. Y los odio aún más después de ver esos episodios de House en los que al picarte te inoculan enfermedades raras que quedan latentes durante años hasta que un día despiertan y te ponen al borde de la muerte; el dengue y la malaria son los casos más conocidos. Por eso seguramente resultará curiosa mi afición a viajar a sitios que son auténticos paraísos para estos insectos.
Y es que sólo faltaba que esos seres repugnantes me impidieran visitar tantos lugares espléndidos. Por eso cuando me dispongo a marchar hacia tales latitudes no falta en la maleta algún que otro repelente. El más recurrido es Relec, claro, que constituye la última línea de defensa contra el enemigo; si éste la sobrepasa todo está perdido y habrá que graduar la espoleta a cero para…

Lamu Town, Patrimonio de la Humanidad

Imagen
Sigamos hablando de Lamu, el archipiélago de Kenia en el océano Índico, paraíso de swahilis, burros y famosos, no necesariamente por ese orden.
El islamismo se respira en ese lugar. Casi una treintena de mezquitas en tan poco espacio lo atestigüan y, de hecho, hay quien dice que visitar la isla durante la fiesta musulmana de Maulidi equivale a viajar a La Meca. Pero ese poso árabe ha quedado también en la arquitectura, con buena parte de los edificios erigida entre los siglos  XII y XVIII.
De hecho, hoy varios hoteles son casas swahilis rehabilitadas, espléndidas y sencillas al mismo tiempo. Yo estuve en una llamada Lamu House, restaurada por un arquitecto español y dirigida por un belga. Eran cuatro habitaciones atendidas por un mayordomo, una pequeña piscina encajada en un patio no mucho más grande, paredes de estuco llenas de hornacinas en las que reposan antigüedades, terraza con hamacas y camas típicas de madera labrada, con cuatro altísimas patas y cubiertas con mosquitera.
Me…