Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

La Mezquita de Alabastro

Imagen
Se suele decir eso de que la actualidad manda y el Islam parece haberse instalado en ella permanentemente, casi siempre para lo negativo. Aunque no necesariamente, que siempre habrá un Erdogan dispuesto a divertirnos con la teoría de que los musulmanes fueron los primeros en llegar a América.
He estado en varios países islámicos pero sólo una vez tuve ocasión de pisar una mezquita y verla por dentro en persona, en lugar de por la tele. Fue en El Cairo, antes de esa revolución primaveral que puso en efervescencia Egipto y que, a la postre, no sirvió más que para arruinar su turismo y mejorar el de España.
Decía que, al igual que muchos viajeros, visité la Mezquita de Mohamed Alí, una de las que están abiertas al público (cuenten también las del Sultán Hassán, Al-Rifai e Ibn Tulun). Ésta que digo es más conocida como la Mezquita de Alabastro, sospecho que más para marcar diferencias con el boxeador que por el tipo de piedra que recubre su parte inferior, sacada por cierto de la necrópo…

Chinchón: historia, cine y anís

Imagen
Chinchón es uno de esos pueblos de España que han congelado el tiempo  su casco histórico, de manera que la plaza principal conserva más o menos el encantador aspecto que podrá haber tenido siglos atrás. Ello no sólo otorga a ese lugar un atractivo turístico especial sino que permite convertirlo en escenario de películas de época o, en cualquier caso, en ejemplo perfecto del pintoresquismo rural que a menudo buscan los extranjeros al visitar nuestro país.
Bueno, no sólo los foráneos porque yo, al menos, también me incluyo. Reconozco que durante mi visita a Chinchón llevaba la mente en modo "Historia", muy frecuente cuando viajo. Allí, pisar la Plaza Mayor es casi como regresar a la Baja Edad Media, puesto que se construyó en el siglo XV para celebrar en ella ferias de ganado hasta que la compró el concejo para sus reuniones, estableciendo así el Ayuntamiento.


Como se cerró completamente doscientos años más tarde, da la sensación detener forma pero en realidad no es así: ni c…

Amán, Filadelfia, Rabat Ammon (y II)

Imagen
Retomemos la narración en el punto en que quedó en el post anterior para contar un paseo por Amán, capital de Jordania, antes conocida como Filadelfia y antes aún como Rabat Ammon. 
A la hora de moverse, hay que tener en cuenta algo muy importante: sus habitantes no conceden demasiada importancia al nombre de las calles, hasta el punto de que muchos los desconocen y es necesario tomar las plazas o rincones más populares como referencia.

Esto resulta de especial consideración a la hora de tomar un taxi. En Amán, el problema no es el coste -usan taxímetro- sino otro: yo estuve dando vueltas y vueltas en uno de regreso al hotel porque el taxista no sabía dónde estaban ni el establecimiento ni la calle; como mi alojamiento quedaba lejos del centro, casi en las afueras, al final me dejó en el límite urbano, no sé exactamente si porque no podía salir del casco o porque sencillamente estaba perdiendo el tiempo, así que terminé el resto del trayecto -poco, todo sea dicho- a pie. Pero antes, …

Amán, Filadelfia, Rabat Ammon (I)

Imagen
Si les animase a viajar a Filadelfia todos se pondrían a pensar en una ciudad estadounidennse de la costa Este, una de aquellas primigenias trece colonias que llegó a ser capital provisional del país tras conseguir éste su independencia. Pero no; aquí me refiero a la otra, la original, aunque ya no se llama así. Hablo de Amán, en Jordania.
¿Sorpresa? Así la conocían los antiguos griegos (por el soberano egipcio, pero de ascendencia macedonia, Ptolomeo Filadelfo) sustituyendo su nombre anterior hebreo (Rabat Ammon, en alusión a los amonitas, tribu semita emparentada aunque enemistada con los israelitas) y antes de que los gasánidas (una dinastía árabe pero cristiana) le pusieran su gracia definitiva.
Porque la Filadelfia americana, a la que se bautizó así por su significado semántico (significa ciudad del amor fraternal, philos + adelphos), puede presumir de ser la ciudad más antigua de aquellos jóvenes lares transatlánticos, pero eso no es decir mucho: obviamente palidece ante la actu…