Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

La Basílica de la Santa Croce y el origen del Síndrome de Stendhal (y III)

Imagen
Decía en los dos artículos anteriores (I y II)  que la Basílica de la Santa Cruz acoge las tumbas de algunas grandes figuras de la cultura y las artes italianas. También que, curiosamente, un florentino como Botticelli no reposaba allí y que, de hecho, ni siquiera hay obras suyas en ese templo.

Pero toda una pléyade de artistas sí han dejado su firma en algún rincón de la basílica, algunos de los cuales brillan con una luz especialmente potente. Es el caso del púlpito labrado en mármol de Maiano que se ve en la nave central. O del Tabernáculo de la Anunciación que realizó Donatello y se puede ver a continuación del sepulcro de Maquiavelo. O de la Capilla Pazzi, ubicada al final del primer claustro y construida por Brunelleschi (el mismo que hizo la emblemática cúpula de la catedral): es de planta cuadrada, cubierta con una bóveda circular apoyada en pechinas y con unas medidas que siguen la proporción áurea (foto de cabecera).

Otras capillas especiales son la Bardi y la Peruzzi, que …

La Basílica de la Santa Croce y el origen del Síndrome de Stendhal (II)

Imagen
(Continuación del artículo anterior, en el que atravesaba la Piazza Santa Croce y llegaba hasta la basílica, a cuya entrada se alza la estatua de Dante Allighieri).

Una vez dentro pasé a la iglesia propiamente dicha: tres naves -la central muchísimo más ancha que las laterales- separadas por pilares octogonales que sostienen arcadas ojivales, aunque hay añadidos posteriores. Sin embargo, al contrario de lo que pasa con otros templos góticos, lo verdaderamente fascinante no es el continente sino el contenido, tanto el artístico como el mortuorio, en algunos casos ambos relacionados. Si el pavimento rojo está tachonado por las lápidas de doscientas setenta y seis tumbas de notables florentinos, las que realmente interesan no están en el suelo sino en las paredes de la parte derecha hasta el transepto. No voy a citarlas todas porque esto se alargaría demasiado, pero sí las de algunos personajes que han pasado a la Historia con letras de oro y por ello tienen sepulcros monumentales.

El p…

La Basílica de la Santa Croce y el origen del Síndrome de Stendhal (I)

Imagen
"Absorto en la contemplación de la belleza sublime, la veía tan cerca que me parecía tocarla. Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestiales proporcionadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de la Santa Croce, notaba las pulsaciones del corazón, aquellas que en Berlín llaman nervios; se me escapaba la vida, caminaba con miedo a caerme".
(NÁPOLES Y FLORENCIA. UN VIAJE DE MILÁN A REGGIO, Stendhal)
No es de extrañar que a Stendhal se le acelarase el pulso contemplando tamaña concentración de maravillas cuando visitó esa iglesia en 1817. Por un lado Miguel Ángel, Galileo Galilei, Dante Alighieri, Maquiavelo y Rossini; por otro Donatello, Vasari, Giotto, Ghiberti, Ricci, Canova, Michelozzo, Sangallo, Della Robbia, Cimabue, Brunelleschi... A primera vista parecería una enumeración de artistas italianos del Renacimiento, de no ser por que alguno de esos ilustres apellidos no tiene que ver con el arte sino con la …