Entradas

Tlahuelpuchi, la mujer vampiro de las leyendas tlaxcaltecas

Imagen
Cuando dejé Teotihuacán con destino Cholula me hubiera gustado pasar por Tlaxcala, un estado mexicano especialmente llamativo por dos razones. La primera, que en tiempos de la conquista fue el principal aliado de Cortés debido a la fiereza de sus guerreros, a los que los mexicas no habían podido doblegar, debiendo conformarse con someter al territorio a un duro bloqueo económico. La segunda, su fama de ser un lugar mágico, especialmente intenso en tradiciones y mitos, a menudo tan mestizos como sus gentes.

Pero las prisas propias de quienes tenemos tiempo limitado para viajar por un país hicieron imposible que pudiera visitar ese lugar tan prometedor para un artículo. No obstante, al final tuve un golpe de suerte y durante la compra de unos recuerdos resultó que la encargada, una anciana que parecía tener arrugas hasta en el blanco de los ojos y que si las contara por años muy bien hubiera podido ser contemporánea del mismísimo Xicontécantl, el guerrero tlaxcalteca que tuvo que obedece…

Remando en el Estanque Grande del Retiro (y II)

Imagen
En el artículo anterior vimos el origen y evolución del Estanque Grande del Buen Retiro. Y como la teoría conviene llevarla a la praxis, ya van un par de veces que vamos a remar en él, sin importar las colas y el sol implacable, emulando lo que en otros tiempos hacían reyes y Grandes de España. 
Para cuando se celebró la última naumaquia documentada de España, la de Valencia de 1755 que contaba en el otro post, Carlos III ya había abierto parcialmente al público el parque del Buen Retiro, poniendo como límite la orilla del estanque. Las tropas napoleónicas que ocuparon Madrid unas décadas más tarde no se anduvieron con tantos remilgos y dañaron considerablemente ese entorno, que tuvo que ser restaurado en tiempos de Fernando VII con añadidos románticos propios del momento: un Embarcadero Real y una Fuente Egipcia, además de protegerse las norias bajo cobertizos. Isabel II fue la primera en permitir que la gente pudiera navegar; era el año 1867 y además se levantaron aguaduchos en los…

Remando en el Estanque Grande del Retiro (I)

Imagen
Seguramente los madrileños hagan como hacemos todos en nuestra ciudad, que sonreímos con suficiencia -con malicia, casi- cuando vemos a un turista empeñándose en visitar o hacer algo típico contra viento y marea. Y cuando ven la cola de gente que se forma para poder hacer acceder al estanque del Retiro y alquilar un bote de remos se digan que, con lo bien que se está a la sombra tomando una cerveza fría, buena gana hay de esperar bajo el sol para luego pasarse media hora remando tostándose aún más. Pero al que suscribe le encanta hacer de galeote y más aún en ese lugar porque, con cierta imaginación, es posible retrotraerse tres siglos y medio atrás, cuando se creó precisamente el estanque por orden del conde-duque de Olivares para solaz del rey Felipe IV.
El Buen Retiro ya existía. Era una finca de la corona donde el mismo valido había mandado levantar un palacio con amplios jardines que servía de complemento de ocio al residencial, el alcázar que los Trastámara primero y los Austri…

Foncalada, fuente invocada, fuente olvidada

Imagen
Hoy nos resulta raro porque lo usual es que los bebés nazcan en hospitales y centros sanitarios, pero hubo una época no hace tanto en la que se llegaba a este mundo en casa. Por eso cuando pasabas ante un edificio y tu padre te decía "ahí nací yo" había que tomarlo al pie de la letra y no pensar que antes hubiera un sanatorio o algo así. En el caso de mi progenitor acostumbraba a repetir el dato cada vez que recorríamos la ovetense calle de la Foncalada, señalando un inmueble feúcho, de posguerra, en cuyo bajo estaba instalada una sucursal bancaria. Lo interesante del sitio, entonces y ahora, era que justo al lado se alzaba el pequeño monumento que daba -y da- nombre a la vía, y que cuando uno lo piensa no puede dejar de asombrarse, ya que está allí desde hace un milenio y cuarto.


La Foncalada, como indica su nombre, era una fuente. Hablo en pasado porque ahora ya no mana agua pero las lavanderas todavía la usaban diariamente a principios del siglo XX y hasta hace poco aún …

Ocho de Luz en Mallorca

Imagen
El Sol está pluriempleado en el mes de febrero. Es lo que tiene ser encargado de calentar el planeta y proporcionarle vida; las gentes te adoran porque tu entidad les supera o te ensalzan a secas porque saben que, aún cuando no te concedan aura divina, dependen de tí para cosechar y poder comer. Así que te construyen prodigios de arquitectura la medida del calendario y algunos van acompañados de fascinantes efectos visuales naturales que hoy son reverenciados en un sentido diferente al de antaño, cámara en mano.

Decía que el astro rey tiene pluriempleo. El día 21 ha de deslizarse por los sesenta metros de longitud del Templo de Ramsés II en Abu Simbel hasta llegar al sancta-santórum, donde los rayos de luz iluminan las estatuas del faraón y los dioses Ra-Haractates y Amón, dejando a oscuras la de Ptah. Es algo que hasta la segunda mitad del siglo pasado ocurría un día antes pero la construcción de la presa de Assuán obligó a trasladar el templo para evitar que quedara inundado por la…

La Petite France de Estrasburgo

Imagen
A mí, Alsacia siempre me ha traído a la memoria el siglo XIX y la guerra entre Prusia y Francia que provocó el enésimo cambio de manos de la región; gajes de ser un territorio fronterizo. Y aunque históricamente creo que los alsacianos han sido casi tanto tiempo franceses como alemanes -tendría que contar los años, a ver-, a nadie que pase por allí se le escapa el tono teutón que destila el lugar.

Al fin y al cabo fue parte del Sacro Imperio Romano Germánico y estuvo gobernado por los Habsburgo hasta que en 1648, con la Paz de Westfalia, pasó a manos de Francia. Y, valga la redundancia, así siguió hasta que en 1870 Bismarck arrebató la región a Napoleón III junto con Lorena; al fin y al cabo, ambas seguían bastante germanizadas porque París siempre había situado la frontera en los Vosgos.


El Imperio Alemán retuvo Alsacia y Lorena hasta que -otra vez-, tras la I Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles se las devolvió a los galos. En la siguiente contienda la Alemania hitlerian…

Amazing Grace, Spock y los ultracuerpos

Imagen
La primera vez que escuché Amazing Grace fue en el tramo final de La invasión de los ultracuerpos, cuando los protagonistas, en su huida, descubren que los alienígenas están cargando en barcos las vainas, de las que salen, para expandirse por el mundo. La inquietante escena está ambientada con esa canción, quizá por aquello de que la música favorece el crecimiento de las plantas. Era el año 1978, aún faltaba mucho para que llegase Internet y, en consecuencia, identificar el título de un tema resultaba más difícil que resistir varios días sin dormir para que una vaina no te fotocopie. 

La segunda vez también fue en una película de ciencia ficción, aunque en una escena diferente; contraria, casi, pues no se trataba de una crianza sino de un funeral: el del Sr.Spock, fallecido en Star Trek II. La ira de Khandespués de que se diera un atracón radiactivo para salvar el USS Enterprise de la explosión del planeta Génesis. Eso fue en 1982 -el ver la película, no la muerte del vulcaniano- y s…