Entradas

Amazing Grace, Spock y los ultracuerpos

Imagen
La primera vez que escuché Amazing Grace fue en el tramo final de La invasión de los ultracuerpos, cuando los protagonistas, en su huida, descubren que los alienígenas están cargando en barcos las vainas, de las que salen, para expandirse por el mundo. La inquietante escena está ambientada con esa canción, quizá por aquello de que la música favorece el crecimiento de las plantas. Era el año 1978, aún faltaba mucho para que llegase Internet y, en consecuencia, identificar el título de un tema resultaba más difícil que resistir varios días sin dormir para que una vaina no te fotocopie. 

La segunda vez también fue en una película de ciencia ficción, aunque en una escena diferente; contraria, casi, pues no se trataba de una crianza sino de un funeral: el del Sr.Spock, fallecido en Star Trek II. La ira de Khandespués de que se diera un atracón radiactivo para salvar el USS Enterprise de la explosión del planeta Génesis. Eso fue en 1982 -el ver la película, no la muerte del vulcaniano- y s…

Poliorcética canaria para turistas

Imagen
Leo en la prensa que se ha hundido un barco pirata. No de los de Somalia sino de los clásicos, de los de bandera negra y calavera. Eran piratas de pega, claro; una de esas embarcaciones dedicadas a excursiones temáticas que se encuentran en localidades costeras especialmente turísticas; ésta lo hacía en Fuerteventura, para ser exactos. Aparte del matiz ridículo de haberse ido a pique no en una tormenta en alta mar sino en el puerto -el de la Caleta de Fuste, concretamente- y encima estando amarrado al pantalán, lo que realmente quería resaltar aquí es la ironía de que se le puede dar un carácter simbólico, convertirlo en una metáfora de la historia de las Canarias en general y de esta isla en particular. Porque esos pedazos de tierra en el Atlántico eran visitados antaño con cierta asiduidad por esos molestos visitantes que unas veces conseguían su propósito pero otras salían escaldados.


Un paseo por el litoral canario revela la presencia solitaria e inmarcesible de solitarios torreo…

Las leyendas segovianas de la Virgen de Fuencisla

Imagen
Hace algunos años, acompañando a una amiga al santuario segoviano de Fuencisla para que solicitase la influencia del Espíritu Santo en su deseo de quedarse embarazada porque, al parecer, no había forma por el método tradicional -cualquier chiste que se les ocurra ahora ya surgió en el momento-; acompañándola digo, tuve ocasión de descubrir la capacidad generadora de leyendas de la Virgen en cuestión, y no me refiero a mi amiga (ya salió, era inevitable).
Nuestra Señora de la Fuencisla, cuyo nombre remite etimológica y obviamente a una fuente (fons stillans, o sea, fuente que mana) en referencia a la cantidad de ellas que brotan en el lugar donde se construyó su iglesia, no deja de ser otra versión más de la Virgen María, en este caso ejerciendo labores de patronazgo de Segovia. Ahora bien ¿por qué levantar un templo mariano allí, al pie de un farallón? La pregunta no es baladí, ya que muchos de esos santuarios se hacían basándose en algún hecho milagroso y resulta que en torno a la F…

Inti Raymi, el solsticio de verano andino

Imagen
Hoy es el Inti Raymi. Así se llamaba y aún se llama en runa simi, o sea en quechua, a la Fiesta del Sol, el evento sudamericano que equivale a la Noche de San Juan para celebrar la llegada del solsticio de verano, aunque en este caso, al estar en hemisferio sur del planeta, es el invierno austral. El calendario incaico dividía el año en trescientos sesenta días repartidos en doce lunas de treinta jornadas cada una y la que corresponde al mes de junio era Haucay Cuzqui, en el que se procedía a la cosecha de patatas y a roturar los campos; actividades, en suma, que requerían estar a bien con Inti, el dios Sol, por la obvia importancia del astro rey para la agricultura.

Representado como un disco solar festoneado de rayos y con rostro humano, aunque su imagen aparece en las banderas de Argentina y Uruguay fue en el mundo andino donde recibía más adoración y muy especialmente entre los hatun runa, es decir, las clases populares -mayoritariamente campesinas, al fin y al cabo-, pues los es…

La sevillana Cabeza del Rey Don Pedro (y II)

Imagen
Decía en el artículo anterior que el reinado de Pedro I fue muy activo y reformista pero que, al apoyarse en la burguesía, gremios y baja nobleza, castas esencialmente urbanas, se granjeó la animadversión de la alta nobleza, cuya fuerza estaba en el campo, aparte de la de una Francia ofendida por el trato dispensado a su esposa gala, Blanca de Borbón. La consiguiente guerra civil terminó con su asesinato en Montiel en 1369 y el entronamiento de su hermanastro Enrique de Trastámara. El episodio sevillano al que se refiere el título ocurrió, obviamente, ocho años antes de eso... suponiendo que no se trate de una mera leyenda, que es lo más probable.
En efecto, Pedro I tuvo una estrecha relación con Sevilla porque allí pasó con su madre su infancia y juventud. También porque, tal cual pasa con Carlos III con Madrid, el rey castellano estaba considerado el mejor alcalde de la capital andaluza, primero por reconstruirla tras el estado ruinoso en que la dejaron terremotos e inundaciones y …

La sevillana Cabeza del rey Don Pedro (I)

Imagen
Nada de fruncir el ceño: sí, el monarca al que se refiere el título es Pedro I el Cruel; y no, éste no era sevillano de nacimiento sino burgalés (aunque en el retrato de al lado se parezca a Michael Caine).  Tampoco es ésta de la imagen la cabeza a que me refiero, aunque ambas sean suyas. A ver, aclaremos este lío: ocurre que una calle de Sevilla tiene ese extraño nombre, como tantas otras de la ciudad, y ésta se debe a una leyenda muy jugosa que paso a contar, aunque no sin antes recomendar visitarla en persona, tanto por ver el anecdótico monumento que recuerda los hechos como por ubicarse en el casco antiguo de la capital andaluza, una maravilla para recorrer a pie.
Y empezamos recordando quién fue Pedro I. Nació en el célebre Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas en 1334, hijo de Alfonso XI de Castilla y María de Portugal. Era el príncipe heredero, pues, aunque no vivió exactamente como tal, ya que lo hizo semiexiliado con su madre en Sevilla. Ello se debió a que su pa…

Cita en Venecia con Bartolomeo Colleoni (y II)

Imagen
En el artículo anterior repasamos someramente la dimensión histórica de Bartolomeo Colleoni, uno de los más célebres condottieros italianos, y vimos que había pasado buena parte de su vida al servicio de Venecia. Dado que otra ciudad, Padua, había dedicado una preciosa estatua ecuestre a un colega y mentor suyo, el famoso Gattamelata, inmortalizado en bronce por Donatello, los venecianos también quisieron homenajear a Colleoni, que había legado a la ciudad parte de su patrimonio al fallecer a cambio de que le erigieran una estatua, y se eligió a Verrocchio para ello.
Andrea di Michele di Francesco de Cioni, alias Verrocchio, fue uno de los maestros indiscutibles del arte del Quattrocento. Era florentino, hijo de un fabricante de azulejos reconvertido en recaudador de impuestos, pero él siguió el camino del arte desde muy joven, empezando como aprendiz de orfebre y, más tarde, ingresando en el taller de Fra Filippo Lippi; incluso hay quien dice que estuvo también en el de Donatello, l…