Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

La pesadilla de Chopin y Sand en Mallorca

Imagen
De mis dos visitas a Mallorca recuerdo poco porque, aparte de haberlas hecho hace varias décadas, tenía bastante menos de diez años de edad. Pero sí sé que estuve en la fábrica de vidrio de Lafiore, viendo cómo los cristales al rojo se inflaban cuando el artesano soplaba por aquel tubo, formando vasijas. Parecía cosa de magia.
Digna de magia también pero negra, debió considerar su estancia en la isla una de sus visitantes más ilustres: la escritora francesa George Sand. Llegó a un lugar muy cercano al mencionado, Valldemossa, con sus hijos y acompañando a Fréderic Chopin, el célebre compositor polaco, (del que este año se celebra el bicentenario de su nacimiento) a ver si el cálido clima mediterráneo ayudaba a éste curarse de la tuberculosis que padecía. Pero hicieron el viaje en invierno, con lo que se tuvieron que pasar las seis semanas de estancia a resguardo de la lluvia. Aquella aventura fue una auténtica pesadilla para ambos desde que desembarcaron y no es de extrañar que el mús…

Un fez en Fez

Imagen
"Todas las partes de la casa están muchas veces, cualquier lugar es otro lugar. No hay un aljibe, un patio, un abrevadero, un pesebre; son catorce [son infinitos] los pesebres, abrevaderos, patios, aljibes, la casa es del tamaño del mundo; mejor dicho, es el mundo. Sin embargo, a fuerza de fatigar patios con un aljibe y polvorientas galerías de piedra gris, he alcanzado la calle y he visto el templo de las Hachas y el mar. Eso no lo entendí hasta que una visión de la noche me reveló que también son catorce [son infinitos] los mares y los templos. Todo está muchas veces, catorce veces..."
Muchos ya se habrán dado cuenta de que el fragmento corresponde al cuento La casa de Asterión, de Jorge Luis Borges, donde se describe un laberinto. Es perfectamente aplicable a la medina Fez el-Bali, el casco antiguo de la ciudad de Fez, en Marruecos. Declarado Patrimonio de la Humanidad  por la UNESCO en 1981, se trata de la zona peatonal más extensa del mundo y no sólo porque tenga prohibi…

De pintxos por Bilbao (III)

Imagen
Si además de pintxos también cuenta el entorno, no cabe duda de que el Irrintzi lleva ventaja. Se puede encontrar en una de las calles más tranquilas del casco viejo de Bilbao, Santa María, y según explican ellos mismos es frecuentado por bohemios, artistas y, últimamente, turistas que acuden a la llamada de lo supercool del lugar. 

Y es que los dibujos que decoran la pared del fondo de la barra con temática marcadamente pop -aportación, al parecer, de sus propietarias actuales, Marian y Yolanda- parecen estar pensados para mantener al cliente entretenido analizándolos detalle a detalle mientras van cayendo, uno tras otro, los pintxos. Éstos, a su vez, pueden considerarse casi una prolongación de ese frontón artístico pues, no en vano, han sido descritos en distintos medios como pintxos de diseño, pintxos-experimento e incluso pintxos abstractos.


La carta de creaciones es muy amplia, no sé si porque la imaginación del cocinero/a es así de desbordante o porque se trata de una estrategia …

Televisión en hoteles y otros horrores

Imagen
No hace mucho que se publicó una lista de las diez películas más vistas en las habitaciones de hoteles de EEUU. El asunto no tiene mayor trascendencia porque son los mediocres (siendo magnánimos) blockbusters habituales: Robin Hood (versión Russell Crowe, imagino), 2012, Saga Crepúsculo: luna nueva, Avatar, Sherlock Holmes, etc. Pero el tema sirve para disertar sobre la utilidad de un televisor cuando uno se va de viaje. Es lo que  acabo de leer en un divertido post del blog Diario del viajero, del que soy asiduo.
Yo no suelo ver cine cuando viajo porque, normalmente, llego a la habitación tan exhausto que acabo durmiéndome, aunque sí me gusta encender la tele y echar un ojo para ver cómo es la programación local y consultar el pronóstico del tiempo, por ejemplo, o las noticias. Sin embargo, a base de zapping se pueden descubrir cosas curiosas, sorprendentes, graciosas, inauditas, indignantes, insulsas, entretenidas, aburridas y muchos adjetivos más. Así, en El Cairo aluciné con un cu…