La Ruta de Jack el Destripador (y III)


Sigamos donde lo dejamos el último post. Cruzando el paso de cebra llegamos a White's Row. Hoy no queda rastro de la casa donde murió bárbaramente Mary Kelly y en su lugar vemos un aséptico párking. Al final de la calle todavía está Providence Row Night Refuge and Convent (foto superior), una entidad benéfica que acogió a Annie Chapman la noche antes de su asesinato.

Podemos cruzar Crispin Street hasta Artillery Lane, una casa de 1756, y de ahí a Artillery Passage, una manzana de edificos que conservan sus fachadas medievales. Luego conviene volver sobre nuestros pasos a Commercial Street, donde se alzan el mercado de Spitafields y la iglesia de Cristo construida en 1714 por el célebre arquitecto Hawksmoore; es de estilo hugonote francés y de pinta algo siniestra, pero el cura te la muestra amablemente. Por dentro es más alegre.

Al lado, en Fourier Street, está el famoso The Ten Bells Pub, un negocio de 1775 que en la época victoriana se había convertido en el centro de trabajo de las víctimas del Destripador. De hecho, las prostitutas hacían la calle precisamente por Fourier Street, que ha cambiado poco de aspecto, aunque sí de tipo de fauna humana; ahora está lleno de estudiantes universitarios tomando el vermut. Torciendo a la derecha por Wilkes Street aparece Handbury Street. Ante el número 29º se encontró el cuerpo degollado y aún caliente de Annie Chapman, que poco antes había estado en el pub.

The Ten Bells. Los estudiantes sustituyen hoy a las prostitutas como clientela
A la derecha aparece Brick Lane, la calle de los inmigrantes entonces y hoy: paseando entre indios de coloridos turbantes y saris van surgiendo tiendas de electrónica, restaurantes exóticos y, los domingos, un mercado callejero.

Vamos a bajar otra vez hasta Whitechapel Street y girar a la izquierda dos veces para entrar en Vallance Road. Tomamos la segunda a la derecha y pasada la intersección está Durward Street (antaño Buck's Row), una calle tan aislada como solitaria, con las mismas casas bajas de 1888, donde murió Mary Anne Nicholls. No es difícil entrecerrar los ojos e imaginarse el macabro panorama.

Durwrd Street, antaño Buck's Row, donde se encontró a la primera víctima canónica
Si volvemos a Whitechapell Street una vez más  y bajamos en dirección al origen de la ruta nos topamos con el London Hospital, una institución fundada en 1757 que resultó bastante dañada por los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial pero que resultará muy interesante porque allí vivió sus últimos días John Merrick, alias el Hombre Elefante. Sus restos se conservan en el museo, lamentablemente cerrado al público.

En 1889 en esa misma calle, en el número 259º, había una tienda que se hizo popular por vender figuras de cera de las víctimas del Destripador, lo que demuestra lo que dije en el primer post de este tema: las andanzas de Jack enseguida empezaron a repercutir en la economía de Inglaterra. Detrás de Whitechapel Street estaba el circo donde exhibían a Merrick antes de ser rescatado por el hospital.

Siguiendo adelante se llega a una estación de Metro (Whitechapel Station) que primero fue un pub. En ese establecimiento fue donde se depositaron temporalmente los restos mortales de Mary Ann Nicholls, en espera de su traslado a la morgue.

Aquí acaba la ruta. Desde esa estación podemos volver al centro.


Fotos: Marta B.L. y JAF
Mapa y ruta: Louis' London Walks

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las huellas de la Operación Antropoide en Praga (II)

Xocolátl

La Capilla Sixtina: el Juicio Final