La verdad está ahí fuera

Lugar: Cabo da Roca, Portugal; punto más occidental del continente europeo.
Hora: 18:15 de la tarde.

Estábamos asomándonos a los 140 metros de altura de este cabo, la nariz de la Península Ibérica para entendernos, cuando pasó y se paseó ante nosotros este OSNI (objeto submarino no identificado). Mediría seis o siete metros y, como puede apreciarse, parece un simple tronco. Pero el caso es que si uno se fija bien en el agua podrá apreciar que no sólo iba a contracorriente sino que además se movía a bastante velocidad (obsérvese la estela que deja): en un minuto desapareció de nuestra vista.

¿Qué diablos podía ser eso? Después de años dándole vueltas al asunto he llegado a la conclusión de que las cuatro teorías más plausibles son:

1-Una lancha volcada a la que seguía impulsando un motor incombustible.
2-Un mini-submarino movido por media docena de enanos que además no calcularon bien el gálibo.
3-Una ballena sobre la que cayó accidentalmente un cargamento de almidón.
4-Un gigante haciéndo esquí acuático cabeza abajo. Esta última teoría es fruto de un atracón de bombones de licor.

Se admiten sugerencias. ¿Mulder? ¿Scully? ¿Benítez (con perdón)? ¡I want to believe!



Foto:
OSNI portugués, por Jorge AF (2002).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A ver si de esta inauguras una nueva veta para los soplapitos de lo paranormal. De ser así toma buena nota y pide derechos, que lo explotan durante décadas una y otra vez, una y otra vez... Eso sí, te quedarás sin explicación. Si apareciese la razonabe (la que será) dirían que es una cortina de humo de la gran conspiración ocultadora. El aludido lo dijo... si se descubre el misterio se quedan sin pan.
Tal vez eran habejas, habichuelas o habasalladores. O todo junto. :D
El tío-abuelo Penradock ha dicho que…
La verdad es que ardo en deseos de saber qué explicación darían a la foto. Estoy seguro de que sus teorías serían incluso más divertidas que las que yo propongo.

Entradas populares de este blog

Xocolátl

La Capilla Sixtina: el Juicio Final

Las huellas de la Operación Antropoide en Praga (II)